Feeds:
Entradas
Comentarios

San Martino a Mensola


La iglesia de San Martino a Mensola se encuentra a las afueras de Florencia, dentro del término municipal de Fiesole, pero colindando con el de Settignano. Es una zona de suaves colinas verdes, salpicada de villas o palacetes característicos de la Toscana, con olivos y vides, o cipreses y pinos. Llegué a pie una tarde de viernes bajando por la via de Poggio Gherardo, una carretera local más transitada de lo que podría parecer.

Vista desde la via de Poggio Gherardo.

Al principio me llamó la atención porque pensé que era una iglesia abandonada…

Vista desde la via de Poggio Gherardo.

La iglesia de San Martino a Mensola toma su nombre de un arroyo cercano, el Mensola, y fue dedicada a San Martín de Tours probablemente por iniciativa de los primeros peregrinos franceses. Hacia 816 la iglesia se derrumbó por los movientos de tierra de la colina en la que está.

En el siglo IX, San Andrés llegó aquí desde Irlanda, siguiendo los pasos de San Donato, que se había convertido en obispo de Fiesole. Por petición de San Donato, San Andrés reconstruyó la derruida iglesia y fundó al lado un monasterio benedictino del que fue el primer abat. Cuando San Andrés murió en 876, el complejo pasó a ser de la Badia Fiorentina, y a principios del siglo XI, el culto a San Andrés de Escocia y a iglesia tuvieron su mayor apogeo porque fueron encontradas las reliquias del santo. Pero en 1451 los monjes murieron, se suprimió el monasterio, y pasó a ser una parroquia dirigida por el clérigo florentino Jacopo. Fue entonces cuando la iglesia modificó su arquitectura y alcanzó el aspecto renacentista que conserva. Las obras fueron pagadas por la Badia Fiorentina y por algunas familias adineradas del lugar, como los “Gherardi”, habitantes del próximo castillo del Poggio Gherardo, los Zati, que vivían en la Villa “I Tatti”, o los Betti de Corbignano, así como otras cuyos escudos nobiliarios se han encontrado en la iglesia. En los siguientes siglos se hicieron obras en el exterior del edificio: en el siglo XVII se construyó una logia junto a la fachada, y la capilla de la Compañía de San Andrés (una confraternidad laica, fundada en el siglo XV, que todavía existe) se añadió en la parte derecha de la iglesia. La iglesia se restauró en varias ocasiones durante el siglo XIX y XX. Fue dañada de manera considerable durante la Segunda Guerra Mundial, y el historiador de arte norteamericano Bernard Berenson trato de recuperarla. En 1999 el arquitecto Massimo Ricci estabilizó el edificio después de los últimos hundimientos que había sufrido la colina. La iglesia se encuentra en el paraje mencionado por Boccacio en su Ninfale fiesolano, escrito entre 1344 y 1346.

Fachada

La fachada presenta un amplio pórtico del siglo XVII; en el lateral derecho de la iglesia (en el lado opuesto de la capilla de la Compañía de San Andrés) se encuentra la casa del sacerdote y de la villa, en su momento el monasterio benedictino. Hoy es propiedad de la Universidad de Harvad. Hay un elegante campanile del siglo XV. El interior de la iglesia, que preserva su armonía renacentista, está formada por tres naves. La nave central concluye con un coro rectangular con un bella arcada en pietra serena; las naves lateral terminan en dos pequeño ábsides y están separadas de la central por unas elegantes columnas jónicas. Las capillas están decoradas con retablos muy coloristas; hay dos tabernáculos, uno dedicado a San Francisco y el otro a San Andrés, el apostol, a cada lado de la entrada. En la contrafachada hay un pequeño órgano del siglo XVIII donado por la familia Strozzi. Las vigas de madera del techo se debe a restauraciones del siglo XIX.

Interior de la iglesia

Las excavaciones que se llevaron a cabo con ocasión de la última restauración pusieron al descubierto el pavimento de un edificio con un ábside semicircular, que se corresponden probablemente con la primitiva iglesia construida para conservar las reliquias de San Andrés, en una precioso y raro mueble de madera que custodia una elegante urna y un busto del santo.

Panel informativo en la entrada.

[La información procede en su mayor parte de la traducción libre del panel informativo en italiano / inglés de la entrada y de la que se consigna abajo]

1. Cosimo Rosselli (1439 – 1507), Virgen con niño y San Andrés y San Sebastián. Tabla de principios del siglo XVI.

Plano de la iglesia.

Cosimo Rosselli fue un pintor florentino que colaboró en los frescos de la Capilla Sixtina.

2. Tadeo Gaddí (1295/1300 – 1366), Virgen en el trono y con Santa Lucía y Santa Margarita. Tabla y predela de cerca de 1350.  circa). La pintura fue recortada para que entrara en la cornisa de Cosimo Rosselli. A Tadeo Gaddí, pintor y arquitecto florentino muy estimado en su época, se le atribuye el diseño del Ponte Vecchio de Florencia. Es la Capilla Betti.

3. Maestro de S. Martino a Mensola, posiblemente Francisco de Michele (pintor florentino de finales del siglo XV según Luciano Bellori), Virgen con el niño y los santos. Panel fechado hacia 1391. Altar con el escudo de la familia Zatti.

4. Atribuido a Zanobi Machiavelli (de la escuela de Fra Angelico), La Anunciación (1440-45). Tabla.

5. Crucifijo del siglo XVI. Escultura en papel maché.

6. Neri di Bicci (1419 – 1491), Virgen en el trono con niño y santos (1477). Tabla. Capilla Ubaldini. Neri di Bicci fue un prolífico pintor florentino, maestro de Cosimo Rosselli.

Virgen en el trono con niño y santos (1477) de Neri di Bicci

No pude tomar muchas fotografías porque cuando me vieron entrar apagaron, amablemente, las luces.

Fachada del antiguo convento.

Más información y fuentes consultadas (y/o traducidas):

– Imágenes e información sobre la arquitectura del edificio de la Asociación “Filippo di ser brunellesco”.

– Arttrav.com: The Church of San Martino a Mensola.

Bibliografía:

Leader, Giovanni Temple, La parrocchia di S. Martino a Mensola: cenni storici, Florencia, Tipografia Militare di T. Giuliani, 1866.

Melli, Lorenza, “Restauri nella Chiesa di San Martino a Mensola a Firenze,” en Kermes, nº. 36, supplemento, 1999.

Raspini, Giuseppe, San Martino a Mensola. La Chiesa, il museo, il monastero, Florencia, Libreria Editrice Fiorentina, 1977.

Incipit

Este cuaderno es el testimonio de un caminante por Florencia. Esta destinado al viajero, al curioso, al inquieto, al insaciable, al incansable… y por eso no establece rutas, no determina “tops ten” ni “best of…” ni “Florencia para dos días” ni para un fin de semana. Huye del turista y de serlo; prefiere hacer la foto y no salir en ella…